jueves, 12 de enero de 2017

La vida

                             Después de todo no fue tan malo haber vivido
                             -Luis Miguel Rabanal-


Fue allí, en aquella oscuridad
que antes que yo visitó Luis,
Miguel o Juan,
o aquel tipo alto de traje negro,
donde dejé las libretas emborronadas
y rotas
de la vida, 
de la cual fui tomando notas
con mano insegura,
tal vez con la incertidumbre
de querer saber
que esa vida, al final 
tan solo es un trámite perfecto
para entender la muerte.

Nunca supe si estar solo
también era un recuerdo
de haber vivido
en esa oscuridad.